Control de acceso en eventos multitudinarios. Las claves para el éxito

Ante un gran evento, el control de acceso es uno de los eslabones más importantes dentro de toda la cadena de seguridad y prevención de riesgos. Si bien es cierto que cada tipo de evento tiene unas necesidades en el acceso determinadas, también es verdad que a grandes rasgos, el protocolo de control de acceso conlleva un alto grado de responsabilidad.

En plan de seguridad de cada evento dependerá, entre otras cosas, del lugar donde se celebre el acto. Y es que en este sentido, hay una gran diferencia entre los eventos que se desarrollan en un lugar creado para ello, como estadios de fútbol, parques de atracciones, etc., y otros lugares más versátiles, como pabellones polideportivos en los que se celebran conciertos musicales.

Otros factores a tener en cuenta es si se trata de un lugar cerrado o al aire libre (aunque este último quede delimitado por barreras físicas o móviles), también el horario del evento, si es nocturno, diurno, o durante las 24 horas.

Nuestro plan de seguridad  en cuando al control de accesos debe incluir la legislación o normativa vigente aplicable, como por ejemplo la ley del deporte, etc. También debe incluir los posibles riesgos que debemos evitar y controlar, las funciones que se van a realizar en el mismo, como por ejemplo cacheos, indentificación, acreditación, etc., y por último los recursos y medios necesarios para llevarlo a cabo (personal, tornos, lectores, etc.).

¿Qué cosas debemos considerar para llevar a cabo un buen control de acceso?

Néstor Alonso, presidente de Prealerta, nos da una serie de pautas fundamentales que debe tener un adecuado control de acceso para diferentes eventos multitudinarios.

Debemos abrir el acceso con el suficiente tiempo de antelación. Aunque parezca algo obvio, si esto no se cumple se podrá crear situaciones de excesiva aglomeración. Es mucho mejor contar con una entrada escalonada.

Utilizar medios tecnológicos que nos faciliten el trabajo. Hoy en día existen muchas herramientas que nos permiten escanear o contabilizar a los asistentes.

Utilizar barreras físicas para conducir a los asistentes. Hacer una fila ordenadamente no siempre es fácil y puede sembrar el caos y la discordia. Es mucho mejor poner barreras físicas que dirijan a las personas ordenadamente.

Es fundamental contar con el personal suficiente. Quedarnos escasos de personal puede ser un grave error porque atascaremos el acceso y disminuirá la calidad del control.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *